Home   →   Featured Articles   →   Branding

DE LA DUDA A LA CREENCIA EN SÍ MISMO: CONQUISTA TU MENTE CREATIVA

Bm - Alex Normanton - 23 de diciembre del 2021

Cada persona creativa, en algún momento de su carrera, ha luchado con problemas de duda sobre sí misma. Esos pensamientos y sentimientos son sinónimo de no poder clavar la idea, dudar de su propia capacidad para resolver el problema y cuestionar si todavía tiene la capacidad de generar ideas que sean relevantes, únicas y distintivas. También puede haber sentimientos de duda sobre muchos aspectos del proceso creativo; desde la elección de una tipografía hasta encontrar el territorio creativo más convincente, pasando por "¿Todavía soy lo suficientemente bueno?".

 

Es un problema que es tan frecuente en la vida cotidiana de una persona creativa dentro de los departamentos de diseño, publicidad y marketing de varias agencias, ya sean grandes o pequeñas, y ya sea un veterano junior o experimentado.

 

Nuestras mentes son famosas por engañarnos. Es similar a cuando te vas de vacaciones, has empacado el coche y estás listo para emprender el largo viaje. Después de salir de casa y estar a mitad de camino, hay esa semilla de duda que se arrastra en primer plano de tu mente: "¿Estás seguro de que cerraste la puerta detrás de ti?". Como personas creativas, estamos constantemente cuestionando nuestras elecciones y decisiones, la producción es una extensión de uno mismo; construida sobre el cuidado, la pasión y el deseo de hacer el mejor trabajo.

 

A veces, esta búsqueda puede ser buena, pero a veces puede causar parálisis mental, indecisión y confusión sobre el camino correcto a seguir.

 

Entonces, ¿por qué prevalece tanto la duda sobre sí mismo dentro de la industria creativa?

La duda sobre sí misma puede provenir de una mezcla de circunstancias: tener demasiado tiempo de inactividad, trabajar de forma independiente en aislamiento, estar sobrecargado de trabajo, cansado o dentro de un entorno altamente presionado y estresante. Todos estos escenarios tienen el potencial de hacernos cuestionarnos a nosotros mismos y a nuestras habilidades, y pensar totalmente en cada decisión concebible. Es un atributo negativo que puede ponernos de rodillas y puede tener un efecto perjudicial en nuestro propio "bienestar creativo", actitud y estado mental general.

 

En los últimos años, la creatividad y la naturaleza transaccional de las ideas se han acelerado, donde se ha adoptado y ampliado una metodología "siempre activa". Las demandas de los clientes son más altas que nunca, los presupuestos se examinan masivamente y el valor general, la importancia y la credibilidad de las ideas se ven como la solución mágica para resolver fundamentalmente los problemas comerciales, impulsar las ventas y aumentar el reconocimiento de la marca. La creatividad tiene el poder de dar un gran retorno de la inversión, y el pensamiento de diseño ciertamente puede cambiar el mundo, pero eso tiene que hacerse de acuerdo con los objetivos y estrategias comerciales clave. Hay una increíble cantidad de presión sobre la moneda de las ideas y el subproducto de eso es el estrés y la presión que se produce.

 

Un enfoque "siempre activo" puede conducir a presiones innecesarias y a un efecto secundario negativo en la mente de las personas que trabajan dentro de la industria. El término "ágil" se ha convertido en un término de la industria muy alejado de su significado original previsto (es decir, el proceso, la tracción y la metodología detrás de los proyectos digitalmente nativos), y ahora el término tiene malas connotaciones asociadas con tratar de encontrar el equilibrio correcto de este antiguo enigma dorado:

 

Presupuesto;

Plazo;

Calidad.

Como personas creativas, estamos constantemente poniendo nuestras ideas y, en última instancia, nosotros mismos en el mundo. Puede haber mucho énfasis en resolver la idea en un corto espacio de tiempo, con un presupuesto bajo, pero con una enorme expectativa de tener ideas similares a Nike, Apple u Oatly. Nuestras ideas creativas son una extensión de nosotros mismos, nos estamos poniendo al descubierto, totalmente abiertos a la crítica y la crítica, lo que puede ser incómodo.

 

La retroalimentación a menudo se puede tomar tan personalmente, especialmente si no se entrega de la manera más adecuada. Muchos de los mejores creativos, diseñadores, redactores, directores, ilustradores, artistas, etc., son tenaces por naturaleza e invierten de todo corazón en su trabajo. Hay un impulso constante para hacer un gran trabajo, ser mejor en la elaboración de ideas y entregar un trabajo que realmente marque la diferencia y conecte con las personas.

 

Los problemas relacionados con la generación de ideas se han vuelto más complejos en los últimos tiempos. A menudo necesitan tener una justificación más completa y convincente para "venderla", cumplir con múltiples pilares estratégicos (inserte su modelo estratégico preferido de preferencia aquí) y deben medirse con indicadores clave de rendimiento. Armada con esta enorme cantidad de información, se espera que la persona de "ideas" desaparezca y regrese con esa solución "mágica".

 

Una solución original y única que ofrece X, Y, Z e incluso A, B, C y D. ¿Es de extrañar que esta forma de trabajar haya alimentado la sensación de duda sobre sí misma para las personas que trabajan dentro de la industria? Esa semilla de duda, cumpliendo con todas esas expectativas y en un corto plazo, si no se mantiene bajo control, podría enviarte por el agujero del conejo del pensamiento negativo y la indecisión.

 

Trabajar constantemente en una industria abiertamente crítica puede tener un efecto secundario negativo a largo plazo, tanto en nuestras ideas como, lo que es más importante, en nuestras mentes. Trabajar con una persona demasiado crítica, súper analítica o impulsada por el ego puede derribar nuestra confianza y nuestra capacidad de comunicarnos de manera efectiva. Y, antes de que te des cuenta, podemos ser un naufragio nervioso tratando de funcionar y sintiendo la presión para demostrarnos constantemente a nosotros mismos.

 

Habiendo trabajado con ambos tipos de personalidad, desde lo arrogante hasta lo súper analítico, ambos no nutren ni ayudan al proceso creativo. De hecho, estas experiencias pueden hacernos sentir inseguros, amplificar y respaldar aún más esos sentimientos de duda de nosotros mismos.

 

Newsflash... No solo hay una respuesta correcta para resolver el informe. No estamos haciendo una selección de ecuaciones matemáticas. La creatividad no fluye de un conjunto de reglas o fórmulas, no es una línea recta del punto A al punto B. A menudo es un proceso orgánico, con muchas influencias, giros inesperados y vueltas, inteligencia, ingenio, humor, simplicidad y (esperemos) una sonrisa en la mente (además de una buena ración de diversión). Estos sentimientos de duda propia podrían originarse en el proceso en sí: el miedo a lo desconocido o tomar la "decisión equivocada", las preocupaciones potenciales de "¿le gustará al cliente" o "lo conseguirá el Director Creativo"? Si no hay respuestas correctas o incorrectas, entonces deberíamos abrazar plenamente el viaje y ser iluminados por un resultado inesperado.

 

¿Cómo cambiamos de la duda de uno mismo a una mentalidad de confianza en sí mismo?

Invertimos mucho en las herramientas que necesitamos para nuestros trabajos. Las tabletas Wacom, las computadoras portátiles y toda la capacitación en software.

 

Sin embargo, lo único que merece la mayor inversión es nuestro estado mental y nuestro bienestar creativo. A menudo descuidamos nuestras mentes y nuestra propia salud mental. Nuestra mente es nuestro mayor activo, así que deberíamos cuidarlo. Después de todo, el futuro de la industria creativa depende de la salud mental de las personas que trabajan en ella. Nuestra mente necesita ser atendida regularmente, calibrada y dada el estímulo adecuado para funcionar correctamente. La cantidad correcta de sueño, dieta, ejercicio, entrenamiento, terapia y estar en la naturaleza, también pueden contribuir a un estado mental mucho más saludable. Elija estar agradecido, adoptar una actitud de gratitud, apagar la computadora portátil, desconectarse, apagar esas notificaciones e hibernar ocasionalmente del ruido de las redes sociales.

 

Sé amable contigo mismo, envía a tu crítico interior de vacaciones. Comience a valorar esas opiniones de camaradas de confianza y sus animadoras en la vida. No se nos hizo vivir aislados y quedar atrapados mentalmente dentro de nuestra propia prisión mental. Date un respiro y empieza a pensar en pensamientos más positivos. Puedes volver a cablear tu cerebro para estar más agradecido, siempre buscando lo positivo y estando agradecido por simplemente estar vivo y tener pulso. Es solo cuando comenzamos a abrazar plenamente esta actitud que podemos pasar a una actitud de creer verdaderamente en nosotros mismos.

 

En palabras de Nike, "Solo hazlo", porque creer en ti mismo te permitirá hacer cosas inimaginables. Y si fallas; levanta, inténtalo e inténtalo de nuevo.

 

Fuente de la imagen de portada: Noah Buscher